Lo que un adolescente espera de sus padres al elegir carrera

Nov 15, 2014
Felix Hompanera V

Los padres se tiran de los cabellos cuando sus hijos entran a la adolescencia, una etapa crítica donde se toman decisiones que marcan de por vida. ¿Cuál es el rol que deben jugar los padres cuando sus hijos adolescentes están en la etapa de la elección de su carrera? Artículo de mi autoría publicado en la revista “Qué padre ser padres” del mes de noviembre de 2014.

portada ser padres

“Es por tu bien”, “lo hago porque te amo”, “sólo quiero lo mejor para ti”. La inmensa mayoría de los padres han usado alguna vez estas frases para justificar ante un hijo(a) la decisión que tomaron unilateralmente y que éste debe interpretar como un acto de amor por parte de ellos. Nada más lejos de la realidad.

Por lo general, tras esas frases se encuentra un deseo reprimido –en uno o en ambos padres– que busca ser satisfecho a través de su hijo(a). Si bien es cierto que un padre o una madre buscan satisfacer las necesidades de sus hijos de la manera que ellos consideran será la mejor, a nivel inconsciente pueden estar buscando satisfacer una necesidad personal que no fue atendida por sus padres o por ellos mismos. Es decir, estos padres deciden con base en lo que consideran mejor para ellos y no necesariamente para sus hijos.

Esto resulta inevitable en etapas tempranas de la vida de un hijo (aunque es recomendable estimular la toma de decisiones desde la infancia). No obstante, a partir de la adolescencia es de suma importancia crear una atmósfera familiar adecuada en la que se permita a las y los jóvenes  involucrarse de manera activa en las elecciones que tienen un impacto directo en sus vidas, pero sobre todo, en la formación de su identidad.

Una de ellas es la escuela donde pasarán años determinantes para su formación psicosocial y donde descubrirán sus gustos, talentos y habilidades que serán determinantes para elegir la profesión que ejercerán el resto de su vida.

La misión principal de un padre es proporcionar a su hijo(a) todas las herramientas psicoemocionales, espirituales y materiales que necesita para descubrir quién es y aprender a hacerse responsable de sí mismo(a). Por lo tanto debe promover en sus hijos(as) la búsqueda de opciones que se adapten a sus intereses y a la situación económica familiar, nutrir el proceso de selección comparando los pros y contras de cada opción, dar una opinión personal  sustentada en argumentos que favorezcan la reflexión de los(as) hijos(as) y los oriente hacia la consecución de sus metas.

Entre los 15 y los 18 años se vive una transición muy brusca entre la etapa infantil y la adulta que da pie a una crisis individual y, en muchos casos, familiar. Por lo general, en esa etapa los jóvenes se sienten incomprendidos por los adultos, y si estos, además, imponen su voluntad, la reacción natural del adolescente será el rechazo y la rebeldía. Esto generará un clima de tensión familiar que dañará severamente el vínculo entre padres e hijos(as).

Esto puede evitarse escuchando las necesidades de los hijos antes que las propias, fomentando su creatividad y sus sueños en lugar de imponerles los propios, demostrando con hechos que son aceptados y amados incondicionalmente aunque no sean lo que a sus padres les gusta o les conviene, pero sobre todo, enseñándoles a confiar en ellos mismos haciéndose  responsables de sus elecciones y de las consecuencias positivas o negativas que tengan.

Félix Hompanera V.
Publicado en la revista “Qué padre ser padres”, noviembre 2014.

logo ser padres