Reencarnación para principiantes

Sep 25, 2014
Felix Hompanera V

La reencarnación existe, nos guste o no, creeamos en ella o no. Cada día surge más evidencia de que nuestro paso por este plano de existencia no es una experiencia única que. incluso, puede ser utilizada para fines perversos de los que hablaremos en otra oportunidad. Pero, ¿cómo funciona esto de la reencarnación? Comparto un texto de C. W. Leadbeater que lo explica de una manera muy simple.

LA REENCARNACIÓN

La vida del ego en su propio mundo, tan gloriosa y completamente satisfactoria para el hombre evolucionado, no tiene apenas importancia para el hombre ordinario, porque todavía no alcanzó el grado de adelanto que requiere la actuación en el cuerpo causal. En este cuerpo se retrae el hombre, obediente a las leyes de la naturaleza, pero entonces pierde la sensación de vida activa y su incesante ansia por experimentarla una vez más lo encamina a otro descenso en la materia.

Tal es el plan de evolución señalado al hombre en la presente etapa. Ha de desenvolverse descendiendo a materia más densa y después ascender llevando consigo el resultado de las logradas experiencias.

Por lo tanto, su verdadera vida abarca millones de años, y lo que las personas acostumbran a llamar una vida humana no es más que un día de tan dilatada existencia; y en realidad aún es menos que un día, pues a una vida de setenta años en la tierra suele seguir un período veinte veces más largo de permanencia en las superiores esferas.

Cada ser humano tiene tras de sí una larga serie de vidas físicas y al hombre ordinario le espera todavía una mucho más larga serie de ellas.  Cada una de dichas vidas es como un día pasado en la escuela. El ego se recubre con su vestidura de carne y va a la escuela del mundo físico para aprender ciertas lecciones. Las aprende, deja de aprenderlas o medio las aprende según sea el caso, durante el día escolar de la vida terrena. Después se despoja de la vestidura de carne y retorna a su propio mundo, a su nativa patria en busca de refrigerio y descanso. En la mañana en cada nueva vida reanuda la lección en el mismo punto en que la dejó la noche antes. Puede aprender algunas lecciones en un día, mientras que otras le cuestan muchos días de aprendizaje.

Si es alumno aplicado y aprende prontamente lo que necesita saber, si comprende bien las disciplinas de la escuela y se toma el trabajo de ajustar a ellas su conducta, su vida escolar será relativamente corta, y al fin de ella entrará muy bien equipado en la verdadera vida de los mundos superiores, para la que aquélla fue tan solo preparación.

Otros egos son alumnos torpes que tardan en aprender las lecciones y algunos no comprenden las reglas de la escuela y las quebranta sin cesar su ignorancia. Otros son díscolos y aunque conozcan las reglas no pueden armonizarse con ellas. Todos éstos tienen más larga vida escolar y con sus acciones demoran la entrada en la vida real de los mundos superiores…

En esta escuela no puede fracasar definitivamente ningún alumno. Todos han de asistir y aprender hasta la última lección. En cuando a esto no les queda otro recurso, pero se les deja a su arbitrio el tiempo necesario para prepararse al examen superior.

El alumno prudente echa de ver que la vida escolar no tiene valor intrínseco, sino que tan sólo es una preparación a más alta y gloriosa vida, y se esfuerza en comprender tan por completo como le es posible las reglas de su escuela y a ellas ajusta su conducta tan estrechamente como puede, de modo que aproveche el tiempo en aprender cuantas lecciones necesite. Coopera inteligentemente con los instructores y emprende cuanta labor está a su alcance a fin de cumplir la mayor edad y entrar en su reino como glorificado ego.

 456

La Teosofía enseña las leyes, reglas y normas de la vida escolar y con ello proporciona mucha ventaja.

La primera ley capital es la de la evolución. Todo hombre ha de llegar a ser perfecto y extraer en sumo grado las divinas posibilidades latentes en su interior, porque este desenvolvimiento es el objeto de todo el plan de la evolución humana. La ley de evolución le impele sin cesar hacia más levantadas empresas, y si es prudente se adelantará a sus exigencias, anticipándose al necesario curso de lecciones, porque así no sólo evita todo antagonismo con la ley sino que obtiene el máximo auxilio de su acción.

El que se rezaga en la carrera de la vida se ve espoleado incesantemente por la ley, de modo que le acarrea sufrimiento resistirse a su impulso. Así el que se rezaga en el sendero de la evolución se ve acosado e impelido por su sino, mientras que quien inteligentemente coopera con la ley es libre de escoger el camino que ha de seguir, con tal que vaya en ascendente progresión.

La segunda ley capital de la evolución es la de causa y efecto. No hay efecto sin causa, y toda causa ha de producir un efecto. Por lo tanto, estos dos elementos se unifican, porque al poner uno en acción se pone necesariamente el otro. En la naturaleza no hay lo que suelen llamarse premios y castigos, sino causas y efectos. Tal como se ven en mecánica y química los ve el clarividente en lso problemas relativos a la evolución.

La misma ley rige en todos los mundos. En todos es el ángulo de reflexión igual al ángulo de incidencia. Es una ley mecánica que la acción y la reacción son contrarias e iguales. En la sutilísima materia de los mundos superiores no siempre es instantánea la reacción. A veces se dilata durante larguísimos períodos de tiempo, pero sobreviene exacta e inevitablemente.

Tan certera en su actuación como las leyes mecánicas del mundo físico es la superior ley según la cual el hombre que emite un buen pensamiento o ejecuta una buena acción recibe bien en cambio, y que quien emite un mal pensamiento o ejecuta una mala acción recibe exactamente el mismo mal, pero no como premio o castigo otorgado o inflingido por una voluntad externa, sino tan sólo como lógicos y automáticos resultados de su propia actividad.

El hombre aprecia los resultados de las leyes mecánicas del mundo físico, porque la reacción sigue casi inmediatamente y visiblemente a la acción.

Pero no advierte la reacción en los mundos superiores porque tarda en sobrevenir y a veces no sobreviene en esta vida sino en la futura.

La acción de la ley de causa y efecto soluciona muchos problemas de la vida ordinaria y explica el por qué de los diversos destinos de los hombres y de las diferencias que se advierten entre ellos. Si uno es muy inteligente para ciertas cuestiones y otro muy torpe es porque el primero se esforzó una vida anterior en el estudio de aquella especialidad, mientras que el torpe la estudia por vez primera. El genio y el niño prodigio no reciben sus dotes por capricho divino sino que son el resultado de varias vidas de estudiosa aplicación. Las diversas circunstancias que nos rodean y las cualidades que poseemos son consecuencia de nuestras pasadas acciones. Somos lo que nosotros mismos hemos hecho y nos sucede lo que merecemos. Por lo tanto, los efectos se ajustan a las causas.

 123

Aunque esta ley natural obra automáticamente, hay un orden de ángeles o devas encargados de administrarla, quienes si bien no pueden alterar ni en un ápice el resultado de un pensamiento o una acción, está en sus atribuciones el apresurar o diferir su efectividad y determinar la manera de realizarlo.

Si así no fuese tendríamos que en las primeras etapas de la evolución podría el hombre cometer tan graves errores que no tuviera fuerzas bastantes para sufrir de una vez las consecuencias. El plan divino es conceder al hombre cierto grado de libre albedrío y si hace buen uso de él se le aumentará progresivamente la facultad de opción: pero si de él abusa, habrá de sufrir las consecuencias de sus malas acciones y se verá restringido por ellas.

Según aprende el hombre a hacer buen uso de su libre albedrío, se le concede mayor grado, de modo que puede adquirir ilimitado poder para el bien, mientras que se le restringe su poder para el mal. Le es posible progresar cuanto quiera, pero no se le permite permanecer siempre en la ignorancia.

Natural es que en las primeras etapas de la vida salvaje, el mal prevalezca contra el bien, y si los resultados de sus malas acciones cayeran entonces de golpe sobre el hombre estrujarían las aun débiles e incipientes facultades.

Además, son de muy diversa índole los resultados de las acciones humanas, pues mientras el de algunas es inmediato, el de otras necesita mucho tiempo para su efectividad, y así sucede que según adelanta el hombre tiene suspendida sobre él una nube preñada de resultados buenos o malos en espera de realización.

Podemos comparar este conjunto de expectantes efectos como una deuda contraída con la naturaleza que se va cancelando en partes proporcionales señaladas a cada uno de los sucesivos nacimientos. La parte asignada es el destino del hombre en cada vida.

Todo esto significa que le corresponde cierta cantidad de penas y otra de alegrías, de sufrimientos y goces, que inevitablemente ha de experimentar; pero queda a su completo y libre albedrío la manera de enfrentar a su destino y lo que hace con él, equivalente a una cantidad de energía que forzosamente se ha de actualizar, aunque cabe la posibilidad  de modificar su acción oponiéndole otra energía contraria como sucede en los sistemas de fuerzas mecánicas.

El resultado de las malas acciones pasadas es de la misma índole que cualquiera otra deuda, puede pagarse de una vez en una tremenda catástrofe comparable a un cheque a favor del Banco de la Naturaleza, o también puede pagarse en la divisoria moneda de menudos disgustos, contratiempos y sinsabores. Pero lo cierto es que de un modo u otro ha de saldarse.

Por lo tanto, las condiciones de nuestra vida presente son en absoluto el resultado de nuestras acciones en las pasadas, de lo que se infiere lógicamente que nuestras acciones en la vida actual determinarán las condiciones de las vidas venideras.

El que se encuentra limitado en sus facultades o en adversas circunstancias no siempre es capaz de mejorar su condición en la vida actual, pero sí puede asegurarse en la futura la condición que escoja.

Las acciones del hombre no se contraen a él mismo sino que repercuten en quienes le rodean. A veces la repercusión es insignificante, pero otras veces puede ser importantísima. Los resultados de poca monta serán pequeñas partidas en nuestra cuenta con la naturaleza; pero las consecuencias graves serán cuenta de mayor cuantía que se habrá de saldar directamente con el individuo en quien haya repercutido nuestra buena o mala acción.

Quien dé de comer a un mendigo hambriento o le prodigue consuelo recibirá el resultado de su buena obra como una participación en los colectivos beneficios de la naturaleza; pero quien por defecto de una buena acción cambie en redondo el rumbo de la vida de alguien, seguramente lo encontrará en una vida futura para que le devuelva el beneficio.

Quien moleste al prójimo habrá de sufrir proporcionalmente por ello de algún modo y en alguna parte del tiempo futuro, aunque no vuelva a encontrar jamás al molestado; pero quien ocasiona un gravísimo prejuicio a otro, le estropea la vida o le retarda la evolución, encontrará seguramente a su víctima en alguna  vida venidera para tener oportunidad de resarcir con su abnegado servicio el daño que le ocasionó.

En resumen, las deudas menudas se satisfacen del fondo común: las cuantiosas se han de pagar personalmente.

Tales son los principales factores que determinan el próximo nacimiento del hombre. primero actúa la ley de la evolución, cuya tendencia es impeler al hombre hacia la situación que le ofrezca más favorables ocasiones de educir las facultades que mayormente necesite.

 567

Para el cumplimiento del plan general de evolución, la humanidad está dividida en grandes razas, llamadas razas raíces, que sucesivamente prevalecen y gobiernan el mundo. Una de estas razas es la aria o indocaucásica a que hoy pertenecen los más adelantados habitantes de la tierra. La precedió en el orden de evolución la raza mongólica, llamada usualmente atlante en los libros teosóficos porque floreció en un continente que estuvo donde hoy se agitan las aguas del Atlántico. Antes de la mongólica prevaleció en el mundo la raza negra, de cuyos descendientes todavía existen algunos, aunque mezclados con vástagos de las razas posteriores.

De cada raza raíz derivan varias ramas llamadas subrazas, como por ejemplo la romana y la teutónica; y cada subraza se divide en diversos vástagos, tales como los italianos y franceses derivados de la subraza romana y los ingleses y alemanes de la teutónica.

Esta ordenación tiene por objeto proporcionar al ego la mayor variedad de circunstancias, condiciones y ambientes. Cada raza está especialmente adecuada para que sus individuos extraigan y fortalezcan una u otra de las cualidades necesarias en el transcurso de la evolución. Cada país ofrece un número casi infinito de condiciones de riqueza y pobreza, un dilatado campo de posibilidades o total carencia de ellas; facilidad o dificultad para adelanto individual.

Por ende toda esta innumerable multitud de condiciones la ley de evolución impele al hombre a que se coloque en las más convenientes a sus necesidades en la etapa de evolución que se halle.

Sin embargo, la obra de la ley de evolución está condicionada por la de causa y efecto, porque las acciones del hombre pueden haber sido tales que no merezca encontrar las mejores ocasiones posibles de adelanto, es decir, que en su pasado pudo haber puesto en actividad ciertas fuerzas cuyo inevitable resultado sea la limitación que le impida aprovechar las ocasiones favorables y haya de contraerse a posibilidades de segundo orden.

Así cabe decir que si la ley de evolución obrara libremente por sí misma, colocaría siempre al hombre en las más favorables ocasiones de adelanto; pero está restringida y condicionada por las pasadas acciones del hombre.

Importante característica de dicha limitación y una de las que mayormente pueden resultar en bien o en mal es la influencia que en un ego ejerzan aquellos con quienes en el pasado contrajo concretas relaciones en amor o de odio, de beneficio o perjuicio, es decir, todos aquellos egos a quienes ha de encontrar de nuevo a causa de los lazos que con ellos anudó en el pasado. Este enlace es un factor que se ha de tener en cuenta antes de determinar en dónde y cómo ha de renacer.

La voluntad divina es la evolución del hombre. Los esfuerzos de la naturaleza, manifestación divina, proporcionan los medios más a propósito para dicha evolución, que sin embargo está condicionada por los merecimientos del hombre y los lazos contraídos en el pasado.

Cabe suponer que cuando el hombre reencarna puede aprender en cualquiera de cien estados las lecciones necesarias para la vida que ha de pasar. De la mitad o aún más de dichos estados puede crear excluído a consecuencia de sus pasadas acciones, y entre las posibilidades que le restan, la elección puede estar determinada por la presencia en tal o cual familia o tal o cual vecindario de otros egos a quienes ha de recibir algún servicio o a quienes ha de pagar una deuda de amor.

Fuente: “Un libro de texto de Teosofía” de C. W. Leadbeater. Editorial Orion México, 1978.

Félix Hompanera V.