Breve Catecismo Hermético

Jul 16, 2014
Felix Hompanera V

No se sabe a con exactitud de dónde proviene el Breve Catecismo Hermético que presento a continuación, pero parece que fue compuesto y divulgado en el último período en decadencia de la civilización egipcia, aproximadamente 600 años A. C. No obstante, se sabe que esta cátedra hermética gozaba de las preferencias de todas la escuelas acogidas en el aula magna de la llamada Escuela Ecléctica de Alejandría.

El propósito de este Catecismo era dar a conocer de manera sintética y de forma más pedagógica las verdades esenciales del mensaje de Hermes Trismegisto, sustentadas por los antiguos sabios de Egipto. Antes de su aparición, sólo los iniciados en las verdades ocultas podían acceder a ellas.

A pesar de la simplicidad con la que fue escrito, cada párrafo puede implicar una profunda reflexión y recomiendo leerlo poco a poco, ya que el entendimiento de estos principios Herméticos no necesariamente surge en la mente racional, sino en el espíritu.

1. ¿Cómo llegó a la creación del Universo? R. Lo creó Dios.

2. ¿Quién es Dios? R. Él es la infinita y eterna Realidad existente tras de lo fenoménico, conocido por el hombre como el Buen Padre que se reveló a sí mismo a través de la creación.

3. ¿De qué modo creó Dios el Universo? R. Pronunció una intensa palabra en la que condensó de manera perfecta el eterno pensamiento que latía  en Su Mente, y continúa revelándose a través de Su Voluntad.

4. ¿Cómo alcanzó este supremo pensamiento a crear? Su naturaleza es Benevolencia perfecta y así puede darse a Sí mismo.

5. ¿Puede Él anhelar algo para Sí a través de esa actividad? R. No. Conteniendo Él eternamente en sí mismo todas las cosas, nada puede obtener, ni tampoco puede perder nada, ya que nada existe fuera de Sí mismo.

6. ¿Es bueno el Universo? R. Proviniendo y permaneciendo en el perfecto y amoroso Ser, nada puede, en Él, ser malo. Y siendo el hombre hijo de Dios, comparte Su naturaleza y Su inmortalidad, aunque, poseyendo un cuerpo material, se halla sujeto a transformaciones y penalidades.

7. ¿Qué es el hombre? R. El hombre es hijo de la Divina Mente, emanado de Ella para gozar de la eterna bendición celeste, aun descendiendo al mundo material en busca del placer de los sentidos. Por ello es dual en Su naturaleza:una parte mora a Dios en los Cielos, otra se halla sujeta a las pasiones terrenales.

8. ¿En qué forma emanó el hombre de Dios? R. Al compartir su propio deleite en las hermosuras de su Universo, Él quiso un ser dotado de razón para encontrarse a través de estas formas exteriores.

9. ¿Cómo llegó el mal a tener existencia? R. Dios es todo Luz, pero así como goza dándose, quiso manifestarse en otro. Pero ese “otro” debe hallarse separado de Él y esa separación implica miseria, oscuridad, maldad. De ese modo aparecieron las tinieblas y ellas contienen cuanto se halla opuesto a la divina cualidad del Bien, la Luz.

10. ¿Cómo puede permitir Dios que el mal exista? R. Así como el moho es inherente al hierro, así el mal es condición a la materia. Al conceder al hombre la voluntad del libre albedrío, la elección la debe efectuar éste forzosamente, existiendo los pares de opuestos.

11. ¿Es eterna la materia? R. No. Es la consecuencia del oscuro Principio, cuando ocurre la separación de la Divinidad. Pero su relativa eternidad consiste en que lleva latente el conjunto del Universo como fruto de la Mente Divina.

12. ¿Cuál es el origen del alma individual? R. Se diferencia del Alma del Universo al engañarse creyéndose separada de las formas y ansiando animar una de ellas.

13. ¿Cómo fue que el hombre se hizo prisionero de la carne? R. Fascinado por el Universo, quiso también crear a semejanza de Dios. Pero sujeto a las atracciones de la materia física, se identificó con ella y cayó prisionera del cuerpo.

14. ¿Cómo puede liberarse? R. Desligándose otra vez, o bien superando los deseos del cuerpo e identificándose con el Espíritu en el que tiene la verdadera morada.

15. ¿Puede realizar esto sin ayuda? R. No. Debe recibir la ayuda de Dios.

16. ¿Cómo puede ayudarle Dios? R. Si él aspira a superarse, el mismo Dios llega a él como Mente Espiritual manteniendo sus sentimientos lejos de la tentación, permaneciendo en él y conduciéndolo hacia lo real.

17. ¿Cuál es el deber del hombre en la Tierra? R. Amar y servir a Dios, embellecer su creación y contribuir a la realización de Su Voluntad para que así sea, y buscarle con todo su corazón y con toda su alma.

18. ¿Cuál es el premio de la rectitud? R. La amistad con Dios es felicidad en esta vida y paz en la muerte, y un leve pasar a través de los fuegos purificadores en presencia de la Deidad, en tanto que el alma la adora para siempre con los Ángeles.

19. ¿Qué le ocurre al hombre malvado? R. Siendo esclavo de la pasión y el vicio, al morir gravita hacia un odioso infierno de tempestuosas pasiones y miserias hasta que se introduce en otro cuerpo denso menos degradado que el anterior.

20. ¿Existe alguna protección contra ese peligro? R. El único cable seguro es la devoción a Dios, ya que Él salva a sus devotos de toda la índole de males.

21. ¿Posee el hombre verdadero poder de elegir? R. El hombre permanece realmente en el Cielo cuando mantiene el control superior de su destino; pero si se identifica a sí mismo con los inferiores deseos, desciende por su propia gravitación y pierde poder para llegar a elegir la rectitud. Más Dios restituye Su poder a aquellos que le buscan y, en ese caso, el hombre se hall absolutamente libre de elección.

22. ¿Por qué no otorga Dios su ayuda a todos? R. Porque entonces los seres se convertirían en autómatas, atados por sus propias cadenas y, por tanto, carentes de los méritos de la elección divina que contrarrestan al yo; así no puede hacerse merecedor de la plena ayuda de Dios que se logra buscándose uno mismo más allá de todas las formas.

23. ¿Posee el hombre pensamientos propios? R. No. Sus elevados pensamientos proceden de Dios y los negativos sugieren los malignos espíritus  tentadores que le arrastran a la sensualidad.

24. ¿Es el hermetismo una religión dual? R. No y sí. Enseña la existencia de un solo Dios en el cual todo existe, pero permanece como Vida eterna y Luz de todo, y rechaza las nociones independientes de maldad y de un demonio personal. Mas posee la fuerza de doble naturaleza del Hombre-Dios y de la bestia que luchan, en tanto dura la vida terrenal.

25. ¿Enseña la reencarnación? R. El hombre se halla dentro de un cuerpo porque a lo largo de su existencia allega experiencias sensorias que sólo se pueden conseguir a través de un organismo físico humano. Tan pronto se halla libre de tales deseos, la reencarnación cesa. Así que no es asunto de tiempo, no se trata de prescribir o padecer un número determinado de nacimientos.

26. ¿Cómo puede el hombre encontrar a Dios? R. Dios puede ser visto dentro del inmenso Universo en el que tiene su ser y también dentro del corazón del hombre. Identificándose a sí mismo con la Divinidad en el conjunto Universa, puede el hombre romper la estrecha prisión de su materialidad y entrar en la infinita Vida y en la Luz total que emergen del Todo.

27. ¿Dónde está Dios? R. Él se halla dondequiera y en todas las cosas y, al propio tiempo, en el océano, en el que tuvieron existencia todos los seres.

28. ¿No posee un templo especial? R. Este inmenso Universo es Su cuerpo, el altar en que mora. Pero más especialmente tiene su morada en el corazón del hombre que devotamente Le sirve y Le adora, y que por ello deviene altar y tierra santa.

29. ¿Puede ser comunicada la verdadera gnosis (conocimiento) de Dios? R. No. Emerge del corazón como gracia de Dios, cuando se halla limpio de toda mancha y consagrado sólo a Él. Pero un hijo de Dios, plenamente iniciado en la Sabiduría divina, toma forma o se realiza ante el neófito y despierta en él el conocimiento y el amor divinos.

30. ¿Se puede resumir en pocas palabras el Hermetismo? R. Es una senda de unión amorosa con el Dios Único, a través de una identificación del alma pura con el Universo, que es su Imagen o su Sombra.

Félix Hompanera V.