Marca personal para el recién egresado

Ene 10, 2013
Felix Hompanera V

No hace mucho escuché a una reconocida Headhunter asegurar que por cada vacante publicada aplican un promedio de 250 postulantes. El dato no favorece a los universitarios y los recién egresados que buscan un lugar en el mundo laboral, ya que, como es de esperarse, las empresas se inclinan por los candidatos que cuentan con mayor experiencia y preparación.

El alto nivel de competencia propio de la aldea global presenta grandes retos a los jóvenes de esta generación, uno de los más importantes, sin lugar a dudas, es encontrar trabajo. Y ante la desaceleración económica que afecta al mundo, el reto se multiplica porque la oferta de puestos de trabajo resulta por demás escasa para satisfacer la demanda existente. Ante un panorama tan complejo, lo primero que necesitas es no desanimarte, tomar las cosas con calma y emplear todos tus recursos para desarrollar un plan estratégico que te convierta en un producto atractivo para el mercado laboral de tu interés.

Hace algunos años el mercado de desodorantes para varones parecía estar saturado. En los anaqueles podías encontrar productos de características muy similares y al consumidor le daba igual comprar cualquier marca. Un buen día, el mercado recibió a un nuevo competidor cuyos atributos y beneficios eran prácticamente los mismos que los de sus competidores: las tres presentaciones de siempre, un precio muy similar, olores nada fuera de lo común, antitranspirante, sin alcohol, etc., sin embargo fue todo un éxito y pronto se convirtió en el líder en el mercado debido al valor agregado que ofrecía y que comunicaba de manera espectacular: éxito con las mujeres.

La vida es un mercado donde más de 7 billones de personas buscan ganarse un lugar en el competitivo mundo globalizado. Quienes lo logran son aquellas personas que logran definir una variable que los diferencia de los demás y la convierten en su estrategia de posicionamiento en el mercado. Para determinarla, tendrás que realizar un profundo y honesto análisis de tus fortalezas y tus debilidades como persona y como profesionista.

Una vez que identificas tus virtudes y las competencias que te pueden hacer destacar sobre el resto, debes encontrar la forma de fortalecer tus habilidades en las áreas que consideras tus debilidades. Posteriormente, resulta prioritario investigar las necesidades de las empresas en las que te interesa buscar una oportunidad laboral, ya que esa información te servirá para desarrollar una estrategia adecuada para ofrecer tus habilidades y competencias como satisfactores de las necesidades de la empresa en el área de tu interés.

Si bien el mundo actual nos exige ser buenos para varias cosas, es deseable que definas tu especialidad y la comuniques por todas las vías que están a tu alcance: el CV, tu imagen personal, tus cuentas de correo y redes sociales, etc. Esa característica que te diferencia del resto, debe ser recordada por los reclutadores y las personas que te entrevisten. Recuerda que tu CV competirá, por lo menos, con otros 200, así que evita usar distractores y asegúrate que quien lo lea conserve en la memoria en qué eres distinto a los demás.

El tema es muy amplio y el espacio reducido, pero si te interesa conocer la forma en la que puedes transformarte en una marca competitiva en el mercado laboral y en general el mercado de la vida, te invito a que descargues de manera gratuita mi libro “Publicidad para el ser” en la siguiente liga: http://www.hompanera.net/libro.html

Félix Hompanera V.

Publicado en la revista Visión Universitaria en enero de 2013